Cinco de Mayo requires a siesta